Nuevos descubrimientos sobre el yacimiento de Los Hitos destacan que lo que se pensaba que eran los restos de una iglesia aislada ha resultado ser un complejo palatino visigodo fuertemente amurallado.

Los últimos trabajos de excavación en los restos arqueológicos han arrojado luz demostrando que en el siglo VII se asentó en este lugar una importante villa que creció al calor de la cercana capital visigoda que entonces era Toledo.

Aprovechando este entorno se ha celebrado este pasado mes de noviembre una fiesta ancestral para dar la bienvenida al otoño. Esta es la fiesta del Magosto a la que han acudido casi un centenar de personas a disfrutar de los restos arqueológicos de primer orden junto con vino, fuego, castañas y muchos más.